Erik Mendoza, un hombre de 92 años, fue arrojado al suelo y pisoteado por extraños, mientras le gritaban “vuélvete a tu país”. El hecho ocurrió el 4 de julio en Los Ángeles, Estados Unidos.

“¿Quién le haría esto alguien?” dijo el nieto del hombre, Rodolfo Rodríguez, al medio americano NBC.

“Una persona mayor de 92 años, ¿Qué podría hacerles? No quiso hacer daño” agregó otro de sus nietos.

La Policía del Condado de Los Ángeles inició una investigación tras el ataque del miércoles por la noche en la comunidad de Willowbrook, California.

Rodríguez había salido a dar su paseo diario, dijo su nieto, alrededor de una hora y media antes de ir a ver junto a su familia, los fuegos artificiales correspondientes a esa fecha.

Mientras caminaba, el anciano chocó accidentalmente con una niña de 4 años, señaló Misbel Borjas, una testigo que presenció el violento episodio. Ella dijo que vio a una mujer con empujar a Rodríguez y golpearlo con un ladrillo.

La mujer enfurecida persiguió a Rodríguez  – mexicano de nacimiento y residente legal de los Estados Unidos -, lo golpeó y le gritó que regresara a su país, según relata Borjas.

Borjas quien iba conduciendo, dijo que quiso detenerse, pero la mujer amenazó con golpear su auto con el ladrillo.

Borjas llamó al 911 y tomó una foto de la mujer, la que compartió con la policía y puso en las redes sociales.

La testigo dijo que un grupo de hombres bajó por la calle, y la mujer acusó al anciano de intentar tomar a la niña. Fue entonces cuando aproximadamente ellos también comenzaron patear al anciano en el suelo, dejándole algunas costillas fracturadas, un pómulo roto y moretones en el cuerpo.

Solo más tarde, cuando la familia de Rodríguez comenzó a preguntarse por qué no había regresado a su hogar, se enteraron de lo sucedido.

Rodríguez, que ahora se está recuperando de su cama en su casa, quiere que se castigue a sus atacantes y que paguen sus gastos de hospital.

Erick Mendoza, nieto del hombre de 92 años, narró al medio estadounidense que su abuelo no habla inglés, por lo que no a entendió el motivo de la agresión.

“Fue su culpa”, dijo el anciano en español, “me tiraron al suelo”.

Mientras tanto, su esposa dijo que Rodríguez planeaba regresar a su país natal este mes, pero que era para visitar la tumba de su hijo que había muerto recientemente.

“Acabamos de perder a nuestro hijo”, dijo en español entre lágrimas, “y verlo así era insoportable”.

Por suerte, GoFundMe, una plataforma de campañas personales para recaudar donativos, abrió una cuenta para ayudar a pagar los costos médicos de Rodríguez. Para el domingo por la mañana, la campaña había recaudado más de 25.000 dólares, cuando su objetivo original era de 15.000 usd.