Presente en la mayor parte de los hogares de Chile y el mundo, es uno de los medicamentos más consumidos al momento de calmar dolores musculares o de cabeza. Pero los científicos se han dado cuenta de que el ibuprofeno puede no ser tan bueno como pensamos y su ingesta indiscriminada puede acarrear problemas secundarios.

Si bien una dosis baja de aspirina puede ayudar a prevenir un ataque cardíaco, otros analgésicos de la familia de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), que incluyen ibuprofeno, se han asociado con un aumento en la posibilidad de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

Un estudio de British Medical Journal en 2017 informó un riesgo elevado de 20 a 50 por ciento de ataque cardíaco entre las personas que usaron AINE a diario durante una semana o más. El mayor riesgo asociado con el ibuprofeno podría ser tan alto como un 75%. El mayor peligro ocurre durante el primer mes de uso de AINE y en dosis altas.

Según señala el doctor Esteban Pérez Almeida al medio El País de España, “Recurrimos directamente al Ibuprofeno de 600 miligramos cuando, con la pastilla de 400, se pueden combatir la mayoría de las dolencias. Esto implica un aumento en el riesgo de sufrir distintas enfermedades. Por ejemplo, las personas que padecen enfermedades cardiovasculares, aumentan un 50% el riesgo de padecer un paro cardíaco cuando consumen ibuprofeno de manera indiscriminada y sin receta médica”.

Además el doctor agrega, “Es una barbaridad tomar este medicamento antes o después de consumir alcohol, haciendo que uno influya sobre el otro y que se multipliquen los efectos de la bebida en el mejor de los casos. Y no solo eso: el abuso de alcohol e Ibuprofeno puede derivar en la lesión de la mucosa del estómago por la irritación continuada que genera este cóctel”.

Como una recomendación realizada por el Hospital Universitario Gentofte de Copenhage, Dinamarca, en base a una investigación, se indicó que el Naproxeno es el antiinflamatorio de este tipo más seguro, y del cual se pueden tomar hasta 500 milígramos al día.