Según los informes, El director de una compañía dedicada apoyar emprendimientos en sus primeras etapas de desarrollo, murió cuando su teléfono móvil explotó mientras lo cargaba junto a su cama. Se cree que Nazrin Hassan, el jefe de le empresa Cradle Fund con base en Malasia, murió después de que su smartphone explotó y se incendió. Se desconoce la causa exacta de la muerte, pero se cree que el teléfono causó un trauma contundente en la parte posterior de la cabeza del hombre de 45 años o que murió por la inhalación de humo.

Juliana Jan, directora de inversiones de Cradle dijo: “Estamos profundamente conmocionados y entristecidos por esta noticia”

Su cuñado dijo que Hassan tenía dos teléfonos, uno Blackberry y un Huawei, asegura además que no saben cual fue el que explotó. Además agregó:

Quién hubiera pensado que un procedimiento de rutina tan inocuo es la razón por la que tres niños pequeños crecerán sin su padre a su lado“.

Hassan estudió su Licenciatura en Derecho en la Universidad de Buckingham en 1994, antes de completar su Maestría en 1997 en el King’s College de Londres.