Marcha contra femicidio.

Pasada las 18 horas de este lunes, la Galería Caracol en Concepción, cambiaría para siempre. Luis Gutiérrez de 68 años entró disparando con una pistola magnun 9mm en contra de su cónyuge Soraya Sepúlveda (29), quien se encontraba trabajando en el local “Bella Imagen”, falleciendo horas más tarde. El pistolero, de un disparo se mató en el mismo lugar.

Otra mujer, Claudia Avello de 39 años, amiga de Soraya, resultó con un impacto de bala en un brazo. Sigue internada en el Hospital Regional de Concepción.

Pero este tercer femicidio, en lo que va del año en la región del Biobío, tiene reveladores antecedentes previos, que parten con hechos de violencia cuando ambos, Soraya y Luis, se casaron en el 2015.

Ya en noviembre del 2016, Soraya presentó una denuncia por violencia intrafamiliar en el Tribunal de Familia de Concepción. Posteriormente, la demanda fue derivada al Ministerio Público.

Gutiérrez tenía dos prohibiciones de acercamiento en contra de Sepúlveda, quien tenía un hijo de 9 años, de una relación anterior, situación que era moniterada con rondas periódicas.

Mientras que la víctima estaba en terapia en el Centro de la Mujer en Penco por parte del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género, entidad que llevó adelante este caso.

Para este miércoles 13 de junio el Tribunal había fijado la audiencia para realizar un procedimiento simplificado contra el femicida por el delito de maltrato reiterado contra Soraya, lo que habría gatillado la drástica e impactante decisión de este tiroteo en Concepción.

Compartir