La familia de Rodrigo Bastidas, trabajador fallecido junto a su compañero, Victor Salazar, la jornada del 21 de abril, y quienes presumiblemente rompieron la cañería que generó la explosión en el Sanatorio Alemán de Concepción, interpuso la segunda querella contra todos quienes resulten responsables.

El abogado querellante, Moisés Vilches, dijo que “estimamos que aquí habría un cuasidelito de homicidio porque hay culpa por parte de estos entes a los que se les prestaba servicios, responsabilidad que está dada porque no se cumplían con las medidas de seguridad mínimas para ejercer sus labores en ese recinto; no tenían ni indumentaria ni los protocolos que este hospital particular carecía”.

Una de las diligencias solicitadas es obtener la declaración de Patricio Canales, el prevencionista de riesgos del Sanatorio Alemán, quien dio por superada la emergencia según consta en un video publicado posterior a la tragedia.

El estado actual de Canales es aún fuera de su lugar de trabajo por encontrarse con licencia médica y ya contrató los servicios de la abogada Ximena Sepúlveda para su defensa.