Tras varias negociaciones que estuvieron a punto de derrumbarse, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano Kim Jong-Un protagonizaron una histórica cumbre en Singapur donde firmaron un acuerdo que busca la desnuclearización de las potencias.

La fórmula de la declaración conjunta contiene cuatro puntos que marcarán las nuevas relaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte, sin embargo no aclara en qué consiste la “desnuclearización” para ambos países, ya que tanto los asiáticos como los norteamericanos tienen opiniones distintas con respecto al acuerdo.

Las negociaciones entre los dos países comenzarán a partir de la próxima semana y estarán dirigidas por el Secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo, figura clave en el diálogo entre Estados Unidos y Corea del Norte.

Estos son los puntos que contiene el acuerdo:

1. “Los Estados Unidos y la República Popular Democrática de Corea se comprometen a restablecer relaciones en concordancia con el deseo de los ciudadanos de los dos países en pro de la paz y la prosperidad”.

2. “Los Estados Unidos y la República Popular Democrática de Corea unirán sus esfuerzos para construir una paz estable y duradera en la Península Coreana”.

3. Reafirmando la declaración de Panmunjon del 27 de abril de 2018, la República Popular Democrática de Corea se compromete a trabajar por una desnuclearización completa de la Península de Corea.

4. Los Estados Unidos y la República Popular Democrática de Corea se comprometen a recuperar los restos mortales de prisioneros de guerra y desaparecidos, incluyendo la inmediata repatriación de aquellos que ya han sido identificados.

El principal punto que podría provocar diferencias entre Estados Unidos y el régimen norcoreano es el significado de la “desnuclearización”. EE.UU. busca que Corea del Norte acabe con la totalidad de su arsenal nuclear, mientras que para Kim Jong-Un el desarme de norteamérica debe incluir el término de ejercicios militares en conjunto con Corea del Sur, algo que no se habría conversado en el encuentro.

Aunque el encuentro fue catalogado como “histórico”, según el memorándum firmado por ambos mandatarios, los acuerdos reales recién podrían materalizarse a largo plazo.