Las Condes no sólo hizo noticia por implementar la ordenanza que castiga a los piroperos sino que también por cursar el primer parte por lanzar un piropo. De allí que el debate está abierto, para algunos una medida más que necesaria para otros una exageración y para unos cuántos se trataría de una medida un tanto compleja, ya que resulta díficil establecer los límites.

Sin embargo para el municipio penquista, esta idea es digna de implementar y ya se piensa en aplicarla.

La idea que fue presentada por la concejala Fabiola Troncoso ya fue aceptada por el alcalde y está en proceso de revisión, ya que se debe delimitar como se fiscalizará, si serán las mujeres las que deberán presentar las pruebas o si habrán cámaras.

Lo cierto es que de concretarse, las multas irían desde los 142 mil pesos hasta los 232 mil pesos.