La Corte de Apelaciones de Concepción declaró admisible la queja disciplinaria interpuesta por el prefecto (r) de la PDI  y en su condición de comisario en su momento estuvo a cargo del Caso Matute, Héctor Arenas, contra la ministra en visita, Carola Rivas, por considerar una falta la entrega de información a la opinión pública de cuestiones secretas del sumario.

 “La queja se declaró admisible, eso no significa que se haya acogido, sino que es un control de carácter formal y se le pidió un informe a la ministra Rivas, dentro de un plazo de ocho días, para lo cual se le ofició al efecto”, indicó el presidente de la Corte de Apelaciones de Concepción, César Panés, luego de la resolución de la primera sala.

Añadió que  “ella se encuentra actualmente con licencia médica así que eso podría eventualmente alargar los plazos. En el caso que se acoja, eventualmente podrían aplicarse medidas disciplinarias”, añadió Panés.

Rivas deberá elaborar un informe y dar explicaciones por escrito a lo que Arenas dice se faltó para que los jueces tomen una resolución, aunque eso se podría extender.

Por su parte, los abogados de la familia Matute Johns concretaron la primera instancia de apelación para que las cinco diligencias que fueron excluidas de las 16 solicitadas para reabrir el sumario se puedan realizar.