Desde el mes de marzo que se han estado instalando cámaras trampa en distintos sectores de la Reserva Nacional Nonguén, Área Silvestre Protegida administrada por la Corporación Nacional Forestal, CONAF, cuyo objetivo es monitorear la fauna del lugar, tanto la que reside en el lugar como aquellas especies que la utilizan como sitio de paso. Otro de los propósitos es ayudar a detectar la presencia de amenazas, como animales domésticos y mascotas, que es lo más complejo ya que desplazan a la fauna nativa del lugar.

De ese monitoreo ya se han obtenido algunos resultados, los cuales están siendo analizados por el equipo del Departamento de Áreas Silvestres Protegidas de CONAF Biobío. Uno de esos resultados dio paso a una reunión con profesionales y estudiantes de dos facultades de la Universidad de Concepción (Facultad de Ciencias Forestales y Medicina Veterinaria), y con el presidente del Colegio Médico Veterinario de la Región del Biobío, Joaquín Rojas, para discutir la problemática que generan los perros que ingresan a la Reserva Nacional y que ponen en riesgo a la salud de la fauna silvestre y también de los visitantes.

“Gracias a las cámaras instaladas en el lugar, nuestro personal guardaparque pudo constatar la presencia de perros en la reserva, los que tendrían dos orígenes, debido al abandono permanente de canes en zonas cercanas a la unidad, los que posteriormente ingresan a la unidad y los que ingresan siguiendo o acompañando a  visitantes, aun cuando saben que no está permitido, esto, sumado a la presencia de ganado doméstico, el que también ingresa a la reserva nacional, ponen en serio riesgo la biodiversidad que se debe proteger en este lugar. Es por ello, que se hace necesario acelerar una ordenanza municipal, la cual a través de  sanciones punitivas, apoye la protección de nuestra reserva nacional de este tipo de amenazas”, precisó el Director Regional de CONAF, Juan Carlo Hinojosa, quien agregó que  propuestas de ordenanzas ya fueron enviadas desde la Corporación a las Municipalidades de Concepción, Chiguayante y Hualqui las que se encuentran en fase de revisión.

Y es que los perros depredan y transmiten enfermedades infecciosas y parasitarias a los animales silvestres, que son mortales en la mayoría de los casos. El directivo indicó que en la reunión sostenida, los profesionales de la Red de Gestión, Educación y Apoyo “GEA” para el Centro de Rescate y Rehabilitación de Fauna Silvestre de la Universidad de Concepción, y del mismo centro, expusieron el sufrimiento y los altos costos que significa atender animales silvestres atacados por perros, que en la mayoría de los casos no sobrevive, y el aporte que puede hacer una campaña de capacitación, educación, concientización para prevenir estos casos.

“En este encuentro con expertos veterinarios de la Universidad de Concepción, también se planificó una capacitación para nuestro personal guardaparque en manejo, rescate y liberación de fauna, de manera de ir incorporando nuevos conocimiento y ser un real apoyo al momento de reincorporar a un animal silvestre en su hábitat natural” agregó el Director Regional de CONAF. Dijo además que para esta capacitación se sumarán a los brigadistas forestales, ya que en varias ocasiones ellos han encontrado fauna nativa afectada por los incendios.

Finalmente, se revisó el avance de la tesis que está desarrollando una alumna de veterinaria de la UdeC y que se titula “Descripción y análisis de riesgos y multiamenazas de perros itinerantes (Cannis familiaris) hacia la fauna silvestre en zonas periurbanas dentro de la Reserva Nacional Nonguén”, material que será útil para acciones que se realicen dentro de esta área silvestre.