“Cruz de luz” se llamó la operación con que la PDI y la Fiscalía Regional del Biobío lograron decomisar 744 mil dosis de marihuana prensada avaluada en más de $3700 millones que iba a ser distribuida en distintas ciudades de Chile como la capital de Ñuble, Antofagasta, Iquique y Santiago.

Fue en octubre pasado cuando se comenzó a investigar a miembros de una organización en la capital de Ñuble, quienes formaban parte de la banda encabezada por dos internos de la cárcel Colina I en la Región Metropolitana. Estos sujetos contactaron a dos bolivianos para entrar la droga a Chile, la que luego sería distribuida en un camión de transporte de sal perteneciente a un empresario de Iquique, vehículo en el que se incautó la marihuana cuando transitaba por el peaje El Melón en Valparaíso, explicó el Jefe de la Brigada Antinarcóticos y Contra el Crimen Organizado de Chillán, comisario Sergio Lara.

Un amplio operativo con el que se capturó 14 personas, entre ellos un menor de edad, manifestó el fiscal adjunto de Chillán, Pablo Fritz, añadiendo que el papel que jugaron los chillanejos en la banda fue el de entregar automóviles como parte de pago a los ciudadanos bolivianos, uno de los cuales también quedó detenido.

En el procedimiento, que es la mayor incautación de marihuana en la historia de la Fiscalía Regional del Biobío, además se decomisaron armas, municiones, cocaína y dinero en efectivo, tanto pesos chilenos, dólares y bolivianos, moneda nacional del vecino país.

De las personas detenidas solo dos tenían antecedentes penales; uno por lesiones y otro por robo en lugar no habitado. Todos serán formalizados este miércoles en Chillán.