El Senado finalmente rechazó el proyecto que acababa con la ‘ley seca’ que rige previo y durante las elecciones en Chile, prohibiendo la venta de alcohol.

Con 16 votos en contra, 13 a favor y 3 abstenciones, el pasado miércoles el proyecto fue desestimado y ya no se podrá continuar con su tramitación.

La iniciativa también proponía que los vocales de mesa de elecciones primarias sólo fueran militantes de los partidos que realizaban dichas votaciones.

Este punto fue el que generó rechazo en los parlamentarios, porque vulneraría la Constitución, argumentando que la nómina de militantes no se puede hacer pública.