El Caso Penta entró en tierra derecha para dos de los principales involucrados en el caso, los controladores Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín.

Todo indica que ambos no irán a la cárcel, sino que tras acordarse un procedimiento abreviado (entre fiscal y abogado defensor), ambos tendrán una pena remitida.

Según informó el Diario La Tercera, “cuatro años de pena remitida es lo que la fiscalía y la defensa acordaron para evitar un juicio oral contra los máximos ejecutivos del holding. El trato también incluye una condena de dos años de pena remitida y tres años de inhabilidad para ejercer cargos públicos para el exsubsecretario Pablo Wagner, con quien también se pactó un abreviado”.

Todos deberán pagar multas económicas, pero según afirmó el mismo medio, por ahora el “SII lo estaría calculando”.

Finalmente, “el acuerdo incluye que la fiscalía renuncie a la imputación del delito de cohecho, recalificándolo por enriquecimiento injustificado para el caso de Wagner, y omitiéndolo de las acusaciones contra Délano y Lavín”.