Los datos enviados por el satélite Gaia de la Agencia Espacial Europea (ESA) sobre la posición, las distancias y el brillo de 1.700 millones de estrellas abren nuevas ventanas a los astrónomos para estudiar el origen y la evolución de la Vía Láctea.

Responsables de la misión Gaia presentaron el segundo catálogo de datos enviados por el satélite en el marco de la feria aeronáutica ILA, que se celebra en Schönefeld, en las afueras de Berlín, un río de información que han transformado en increíbles y coloridos mapas tridimensionales y que a partir de ahora está a disposición de la comunidad científica.

Con la información de Gaia, lanzado al espacio en diciembre de 2013 y todavía en activo, “podemos deconstruir la historia de la Vía Láctea”, subrayó en la presentación el director de Ciencia de la ESA, Günther Hasinger.

El segundo catálogo, basado en 22 meses de estudio del firmamento, incluye las posiciones y el brillo de cerca de 1.700 millones de astros y mediciones del paralaje (pequeño desplazamiento en la posición aparente de una estrella, provocado por la traslación anual de la Tierra alrededor del Sol) y el movimiento propio de 1.331.909.727 estrellas.

Gaia también ha observado otro tipo de objetos y el segundo catálogo incluye la posición de más de 14 mil asteroides conocidos y sitúa medio millón de cuásares lejanos, galaxias brillantes alimentadas por la actividad de agujeros negros supermasivos en sus núcleos.

Gaia, con la cámara digital más grande jamás construida para una misión espacial, despegó en diciembre de 2013 de la Guayana Francesa con el objetivo de generar el mapa más preciso de la Vía Láctea y ayudar así a comprender su origen y evolución.