Muchas veces cuando viajas en un bus o un avión y comienza un niño a llorar, genera alguna reacción en los pasajeros, algo que en definitiva es tolerable y que a veces lo entiendes, ¿pero ocho horas escuchando una rabieta?, una verdadera pesadilla vivieron quienes viajaban desde Alemania a Newark en Estados Unidos. Los pasajeros debieron soportar todo el viaje a un niño de sólo 3 años, una de las personas que viajaba en el avión grabó parte de lo ocurrido y rápidamente se volvió viral.

Compartir