Luego de una investigación criminal y gracias al análisis de la información recabada, la Policía de Investigaciones junto al Servicio Nacional de Aduanas realizaron dos operativos en los que se decomisaron 3.661 cajetillas de cigarros.

En procedimientos distintos, los fiscalizadores de Aduana de Talcahuano, amparados por la resolución que les permite actuar en zonas secundarias y apoyados por personal de la Brigada de Delitos Económicos de la PDI, llegaron hasta establecimientos ubicados en la Vega Monumental y en Talcahuano. En el primero incautaron 1.410 cajetillas mientras que en el segundo se decomisaron 2.251 unidades más de marcas que no están autorizadas para comercializarse en el país y que ingresaron como contrabando a Chile, entre ellas Atlas, Change, Hills, Fox, Tacaba, Vicuña, Vip, Ruby, Bill, This, Dover y Bussines.

La operación se llevó a cabo luego de una investigación que determinó que la venta de estos cigarrillos no contaban con la documentación legal que permitiera esclarecer la procedencia y origen de la mercancía.
“Este tipo de incautaciones son parte de los lineamientos que el Director Nacional de Aduanas y las autoridades nos ha encomendado. Además, hay que destacar la labor que cumplieron nuestros funcionarios quienes están en constante capacitación”, manifestó Claudio Cid, Director Regional de la Aduana de Talcahuano.

El Comisario Christián Hernández, Jefe de la Brigada Investigadora de Delitos Económicos de la PDI de Concepción, explicó que “este es un trabajo coordinado con el Servicio Nacional de Aduanas y gracias a esto se logró hacer una labor investigativa que culminó con la detención de dos personas y se dio cuenta al Ministerio Público para que se inicie la investigación respectiva de carácter criminal”.

Las 3.661 cajetillas, equivalentes a 366 cartones de cigarrillos, fueron avaluadas en más de $3.757.758, estimándose una evasión fiscal de $8.154.994.-