La Corte Suprema determinó que el Servicio de Salud de Talcahuano debe pagar por conceptos de reparación del daño causado al cónyuge e hijos de Patricia Pincheira Sepúlveda (57) la suma de 56 millones de pesos por la mala instalación de un catéter vascular que le terminó costando la vida en 2013.

El fallo detalló que el Estado incurrió en una falta de servicio toda vez que un médico, sin experiencia, del Hospital Las Higueras practicó una primera punción de manera equivocada en la arteria yugular de la paciente, lo que fue subsanado más tarde por otro doctor, sin embargo era demasiado tarde y no se pudo detener un shock séptico refractario fatal.

El médico Héctor González, subdirector médico del Hospital Las Higueras dijo que “a nosotros no nos queda más que acatar la decisión del Tribunal y cumplir con lo que allí se denuncia. Ahora interiormente nosotros, acorde a la normativa del Servicio de Salud y el Hospital indudablemente se instruirá un sumario administrativo para ver los detalles de esta situación”.

Se explicita en el fallo que “en este aspecto, tan pronto se instaló el catéter, la paciente manifestó dolor, transcurriendo varias horas hasta que se le realizaron los exámenes respectivos que develaron compromiso hemodinámico y colección de sangre en el hemotórax derecho. Además, durante el proceso de diálisis ambulatorio la paciente desarrolló una infección en el área del catéter”.

El fallo fue determinado por la Tercera Sala con dos votos en contra.