Con una pequeña maleta roja y su bastón en la mano derecha salió desde el aeropuerto de Milán rumbo a Kenia Irma Dallarmellina, una italiana que demuestra que la edad no es sinónimo de impedimento para nada.

Su historia se hizo conocida luego de que su nieta, Elisa Coltro, subiera a redes sociales fotografías de su abuela antes de partir con el siguiente texto: “esta joven de 93 años se fue esta noche a Kenia. No será un viaje turístico, va a un pueblo en África a ayudar a los niños de un orfanato. La comparto, porque creo que siempre debemos mantener un poco de inconsciencia para vivir y no para sobrevivir. Te amo”, sentenció.

Así las cosas, su publicación se viralizó y los medios italianos no tardaron en bautizarla como “Mammy Irma”. Sus familiares contaron al diario italiano La Stampa que la mujer quedó viuda a los 26 años y crió sola a sus hijos al mismo tiempo que comenzó a apoyar a distancia el trabajo de un misionero italiano en Kenia, quien fundó el orfanato que la abuela italiana tras varias décadas por fin pudo conocer.

Irma viajó al país africano el pasado 19 de febrero junto a su hija, la madre de Elisa, y en primera instancia su misión humanitaria duraría tres semanas, pero su nieta manifestó que “tal vez se quede en Kenia. Todo es posible conociendo su gran corazón y su energía”.