Las autoridades de Texas, Estados Unidos, presentaron cargos contra la joven de 17 años que apuñaló a su bebé recién nacido en nueve oportunidades, para posteriormente abandonar su cuerpo en las cercanías de su casa. Pese a ser menor de edad, la adolescente arriesga pena de muerte.

El motivo que entregó Érica Gomez para el crímen fue que le había ocultado el embarazo a sus padres “por temor”, logrando ocultarlo durante los 9 meses de gestación.

Fue el pasado 9 de febrero, según consigna Infobae, que la joven dio a luz en la ciudad de El Paso, Estados Unidos. Tras esto, procedió a llevar a cabo el asesinato de su bebé, el cual envolvió posteriormente en mantas y lo dejó en la vía pública.

Todo quedó al descubierto cuando la madre de Érica se percató que esta sangraba mientras se encontraba durmiendo, por lo que la llevó al hospital, en donde comprobaron que había dado a luz.

Posteriormente, fue un joven que vive en las cercanías del lugar donde dejó al bebé, quien encontró el cadaver entre las telas, dando aviso a las autoridades locales, quienes comprobaron que la causa de muerte del lactante era homicidio.

Tras esto, la policía procedió a detener a Gomez, quien permanece bajo custodia y cuya fianza fue fijada en 800 mil dólares. Además, presentaron cargos de homicidio punible con pena capital.