Más que una promesa ya es una realidad. Melita Abraham, quien ya se había coronado campeona del mundo junto a su hermana Antonia en 2017, esta vez, incursionó en un implemento utilizado como entrenamiento fuera del agua y fue la mejor del mundo.

Participó en el Mundial Indoor de remo ergómetro Sub 23 en Virginia, Estados Unidos, y en un tiempo de 7 minutos y 10 segundos se colgó la medalla de oro en el femenino ligero, imponiéndose con una distancia considerable en el remo de 5 segundos sobre la local Sophia Luwis.

El equipo chileno en esta competición suma dos medallas, ya que Isidora Niemeyer en la misma disciplina había alcanzado la medalla de bronce en la categoría junior.