Once jóvenes que esperan juicios en el Centro de Internación Provisoria dependiente del Sename en Coronel debieron ser enviados al hospital San José de esa comuna para ser revisados luego que se determinara que aspiraron pintura, material volátil utilizado como alucinógeno por los internos.

“Algunos presentaban sus pupilas dilatadas y se dan cuenta de que uno tiene en su nariz rastros de pintura. Ingresaron a una dependencia donde había pintura y habrían inhalado”, indicó la directora regional del Sename en el Biobío, Rina Oñate.

Cómo accedieron a este material será materia de investigación tras la apertura de un sumario administrativo. “Se va a instruir un sumario para poder determinar cómo obtienen este elemento volátil y se van a establecer también responsabilidades”, añadió.

Según lo informado por el Servicio, luego de ser atendidos en la unidad de urgencias todos volvieron sin mayores inconvenientes de salud al CIP CRC de Coronel.