Un incendio de lento avance pero con condiciones de incombatibilidad es el que se registra en la localidad de Cauñicú, en plena cordillera del Alto Biobío, donde el fuego ha arrasado ya con 15 hectáreas nativas de Lenga, Roble y Raulí.

“En el Alto Biobío hay un incendio en la cordillera que está en un lugar bastante inaccesible, dentro de un cordón montañoso muy abrupto, con mucha pendiente y no hay caminos para llegar”, dijo el director regional de la Conaf en el Biobío, Sergio Valdés.

“Desde que nos avisaron, esto se inició el 28 de enero, hemos estado sobrevolando para observarlo porque no podemos llevar personal, ni siquiera hemos podido posar un helicóptero cerca del incendio, y se ha estado efectuando lanzamientos de agua para controlarlo. Una brigada helitransportada fue hoy pero es imposible llegar todavía”, añadió.

Existe por una parte tranquilidad, ya que no está próximo a sectores poblados, ya que la comunidad de Cauñicú residente vive al lado contrario del cerro que lamentablemente se quema.

En la región son las provincias de Biobío y Ñuble las que se mantienen con alerta amarilla a raíz de los incendios forestales que se mantienen en combate tanto en Yumbel como en la comuna de El Carmen.