Ayudar a las mujeres de San Pedro de la Paz a desarrollar un negocio o emprendimiento fue uno de los objetivos del curso de peluquería financiado por CGE como parte de su Plan de Relacionamiento, el cual permitió certificar a 20 jefas de hogar provenientes de la Junta de Vecinos del sector Lomas Coloradas. La capacitación se realizó entre el 4 de diciembre de 2017 y el 11 de enero de 2018, en conjunto con AIEP, en modalidad teórica-práctica.

Al respecto, Christian Araya, gerente de Instituciones y Comunidades de CGE, explicó que este plan especial fue implementado en agosto de 2017. “Veníamos trabajando hace cuatro años con la comunidad, pero en agosto del año pasado, luego de diversas reuniones con alcaldes y juntas de vecinos, creamos las gerencias de Instituciones y Comunidades de CGE con equipos de trabajos exclusivos para dedicarnos a estos temas que son fundamentales y tan importantes como los procesos ingenieriles que llevamos a cabo”. De esta manera, agrega, el objetivo que se busca es “que la comunidad nos vea como una empresa cercana, preocupada de los problemas reales de cada territorio de ámbito eléctrico y en otros aspectos sociales que, como empresa, podemos hacernos cargo”.

Es así como nacen diferentes actividades, como talleres y reuniones con agrupaciones de consumidores y relaciones con comunidades. “En esa línea, se incluyeron estos cursos técnicos, como el de peluquería.

Entendemos que las comunidades, especialmente en sectores de más escasos recursos, necesitan una ayuda especial. Este taller está orientado a las dueñas de casa, porque creemos que son el motor de nuestra sociedad. Les permitirá desenvolverse y salir adelante para darles mejor calidad de vida a sus familias. Estos cursos son un granito de arena que podemos aportar”, sostuvo Araya.

Andrea Huerta, directora académica de AIEP, señaló que uno de sus principios para su institución es la movilidad social. “Por lo tanto, además de nuestros estudiantes formales, también nos interesa formar vínculos con privados y poder apoyar a a la comunidad y entregarles herramientas para que se puedan capacitar y así lograr esta movilidad social”. Las clases se dividieron en teóricas, relacionadas con el empoderamiento y el emprendimiento, y en prácticas, para adquirir competencias en torno a la peluquería, tales como cortes básicos.

De esta manera, las participantes que obtuvieron su certificación podrán trabajar de forma independiente, empezando de niveles básicos o con la posibilidad de generar un negocio propio.