La versión en chino de “Despacito”, una colaboración entre el cantante de Singapur que vive en Taiwán JJ Lin y Luis Fonsi, está arrasando en las redes sociales de Oriente, pese a que se trata de una interpretación más conservadora y menos sensual que la original en español.

En cuatro días, el video subido por el cantante puertorriqueño en VEVO ha recibido 2.1 millones de visitas, y la canción ha sido difundida en numerosos lugares de internet, recibiendo también cientos de miles de visitas.

Aunque el portal taiwanés Taiwan News aseguró que el lanzamiento en mandarín es una estrategia “muy inteligente” de Fonsi, quien incluso canta una parte en chino y se dirige así a un enorme mercado de consumidores, algunos consideran que esta versión llega tarde.