Una compleja situación con el desabastecimiento de medicamentos se registra en los consultorios de Talcahuano. Entre los diversos fármacos que faltan destaca la Quetiapina, utilizada para pacientes con esquizofrenia y problemas mentales.

“Estás 3 a 4 horas esperando para que pases allá y no hay ranitidina, viadil, salbutamol ni loratadina que vale 300 pesos” dijo Margarita Pérez, usuaria del Cesfam Leocán Portus, para describir la situación.

“Tenemos un quiebre de stock, esto significa que estamos con desabastecimiento a nivel comunal y esto ha ocasionado obviamente una insatisfacción en nuestros usuarios, totalmente atendible, dado que son medicamentos para ellos importantes” expuso Virginia Vera, jefa del Cesfam en cuestión.

Todo se genera a raíz de problemas financieros. “Esta nueva administración se encontró con una deuda de 1600 millones de pesos al iniciar el año 2017, por lo cual hemos tratado de contener la deuda lo más que se pueda. Se ha ido negociando con varios proveedores de insumos y fármacos para poder ir cancelando esa deuda”, dijo Juan Eduardo Garcés, director subrogante del departamento de salud municipal.

Por ahora adultos mayores con mal de Parkinson que se tratan en el Cesfam no están recibiendo los fármacos, una situación que urge solucionar.