Doce de las 650 familias catastradas como residentes de la población Aurora de Chile y que tienen solución habitacional para terminar luego de 5 años de retraso el puente Chacabuco, anunciaron que no aceptarán las opciones que ofrece Gobierno que es la reubicación en viviendas sociales.

Ellos fueron notificados del desalojo por lo que están preocupadas. “Con el miedo, llevo dos meses sin dormir bien, por la situación que me van a echar la casa abajo, porque en eso andan -las máquinas- en la población”, dijo Mercedes Norin, una de las vecinas que se tiene que ir.

Los afectados recurrieron de protección a la Corte de Apelaciones de Concepción, solicitando una orden de no innovar para evitar ser sacados por la fuerza pública. “Le pedimos a la Corte que determine y dé tranquilidad con una de orden de no innovar que detenga el desalojo, se haga una mesa de diálogo para poder conversar con los vecinos”, así lo manifestó el senador Alejandro Navarro.

El intendente del Biobío, Rodrigo Díaz, dijo que el plan de terminar el viaducto continúa adelante ya que en reiteradas ocasiones se conversó con quienes hoy no quieren reconocer el acuerdo firmado con anterioridad.

La gobernación provincial de Concepción aceptó los desalojos, los que se harán efectivos dentro de los próximos días.