La mañana del 1 de octubre, Alejandra Huenchuñir Huenchuñir (29) llegó a las 7 de la mañana al Hospital de Contulmo para dar a luz en un parto natural a su pequeña hija Ayelén. Ella nació sin problemas, pero la madre a las 3 horas murió desangrada.

Según denunció Leonardo Collinao, esposo de Alejandra, hubo una serie de irregularidades en la sala de parto como que llagaron a haber 20 personas en el lugar, que las máquinas de monitoreo se cayeron por quedar los cables enredados en los pies del personal médico o que el arsenal médico utilizado cayó al suelo al momento de ocuparlo.

Al no poder extirpar la placenta correctamente, vino a posterior la tragedia, ya que según se explicita en la denuncia no se hizo un correcto raspaje provocando la mortal hemorragia.

Luego, Alejandra fue entregada a su familia para realizar el funeral, sin contar con la autopsia de rigor, por lo que a través de la denuncia se pide explícitamente la exhumación de los restos.

En tanto, desde el Servicio de Salud Arauco, en primera instancia se tomó la determinación de suspender los partos hasta el 30 de noviembre, medida que fue aplazada hasta el último día de diciembre de 2017.

Referente a la auditoria clínica encargada el director del servicio, Víctor Valenzuela, confirmó que existe un preinforme ya elaborado pero que no será publicado hasta que se tengan las resoluciones finales.