En el Cendyr Náutico de la Laguna Chica de San Pedro de la Paz, autoridades de la Capitanía Puerto de Talcahuano junto al administrador municipal, Jorge Wong y la alcaldesa de mar Mónica Espejo, expusieron las normas y condiciones de uso y seguridad y de actividades a realizar sobre los cuerpos de agua de la comuna sampedrina.

Las actividades de los clubes y asociaciones que realicen dentro de las lagunas deben tener previa autorización a través de una resolución efectuada para facilitar el requerimiento a las organizaciones solicitantes. Los centros deportivos deben enviar una solicitud a Mónica Espejo, quien será la encargada de gestionar los permisos con la Capitanía de Puerto Talcahuano.

Mónica Espejo, alcalde de Mar de San Pedro de la Paz, señaló que “si los usuarios no saben el funcionamiento o el sistema de navegación que les corresponden, esto significaría un caos porque podríamos estar en riesgo de la seguridad de los deportistas que participan”.

Además, agregó que “todo esto se canaliza a través del Cendyr Náutico de la Municipalidad de San Pedro de la Paz, y a través del Balneario Municipal Laguna Chica”.

El Capitán de Puerto de Talcahuano, Oliver Spichiger mencionó que “es responsabilidad de cada uno hacer una actividad de manera sana y sin riesgo a la seguridad personal, porque de lo contrario al realizar actividades de nado, de kayak, de vela o cualquier otra índole, deben tener sus medidas de seguridad porque de no ser así, nos veremos enfrentados a situaciones que muchas veces son tristes y lamentables en donde afecta directamente la vida de los usuarios”.

Además, se recordó que sólo la Laguna Chica es apta para el baño ya que el balneario cumple con las condiciones tanto naturales como de seguridad, lo que no sucede de la misma manera con la Laguna Grande ya que ésta es considerada un santuario y patrimonio de la naturaleza, lugar donde habita una gran variedad de especies, principalmente cisnes.

Jorge Wong, administrador municipal de San Pedro de la Paz, indicó que “la Laguna Grande es entendida como un espacio privilegiado de la naturaleza por el valor natural que ésta tiene, por lo tanto, las actividades deportivas deben ser autorizadas por la autoridad marítima y por nuestra alcalde de mar, de tal manera de no poner en peligro las especies que ahí existen”.