Nicholás Pezo finalmente consiguió en base a esfuerzos y auspiciadores que se sumaron a su travesía deportiva, entregarle dos medallas en el mundial de Powerlifting realizado en la ciudad de Córdoba, Argentina, el pasado fin de semana.

En su primera presentación del día sábado se colgó el bronce. En squat levantó 270 kg, en bench press 180 kg y Deadlift 270 kg. La sumatoria en definitiva le terminó entregando el tercer lugar.

En tanto durante la segunda jornada, tenía abrochado el oro, sin embargo un mal movimiento le teminó costando ceder el primer lugar, quedándose con el segundo lugar en brench press al levantar 187,5 kg.

“Muy contento por eso, poruqe traje un par de medallas que Chile no tenía a nivel mundial, tuve una buena presentación, la gente me quiere mucho tanto a nivel de mundial como sudamericano”, indicó desde Argentina.

Lamentablemente la lesión que sufrió Nicholás Pezo no es simple. En primera instancia se trata de un desgarro de gran envergadura en su músculo pectoral. Como fue con los recursos justos, no tuvo la posibilidad de darle tratamiento inmediato, por lo que a su llegada a Concepción, gracias a su auspiciador, Kinesis, lo podrá tratar.

Fue en ese momento, en que Pezo se acordó de “Guga” Ortiz. “Es una lesión muy complicada que sufrí aquí en Argentna, lo que me hace pensar lo que vivió el ‘Guga’, que fue un poco menos gracias a Dios, pero no deja de ser. Hay que hacer una ley luego, me lesiono gravemente, me llevaron a una clínica, tuve que pagar todo solo, no me dejan el panorama claro de mi lesión, es dificil”, indicó.