Asesino de joven embarazada en Concepción fue condenado a 14 años de cárcel

Este sábado 11 de noviembre se dio a conocer la sentencia para el asesino de una joven embarazada en Concepción. El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Concepción condenó a Luis Alfonso Veloso Pardo a la pena efectiva de 14 años de presidio, en calidad de autor del delito consumado de homicidio calificado –con la circunstancia de alevosía- de Marlene Isabel Matamala Villablanca. Ilícito cometido en marzo de 2016, en la ciudad. El hombre, de acuerdo a los antecedentes policiales, la apuñaló 24 veces en la cabeza para luego esconder su cuerpo en el sector Lomas de San Andrés, en Concepción.

Cabe recordar que la familia de Marlene había solicitado presidio perpetuo calificado para el sujeto, basándose en el ensañamiento con el que le quitó la vida a la joven, quien presentaba un embarazo de casi cinco meses. Sin embargo, la pena máxima que pedían los padres de la muchacha, no se consiguió. Ello, porque al asesino le consideraron dos minorantes que le bajaron la pena. Estas fueron irreprochable conducta anterior y colaboración substancial en el esclarecimiento de los hechos.

En fallo unánime, el tribunal –integrado por los magistrados María José Vidal Araya (presidenta), Gonzalo Díaz González y Waldemar Koch Salazar (redactor)– aplicó, además, a Veloso Pardo las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la de inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena.

El tribunal dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que en horas de la tarde del 3 de marzo de 2016, Veloso Pardo se dirigió junto a la víctima, a un sitio eriazo, ubicado en una quebrada del sector Lomas de San Andrés de la comuna de Concepción. Una vez en el lugar, y después de comprobar que no podían ser observados, exigió a la víctima la devolución de un teléfono celular. Luego de una discusión y forcejeo, el condenado tomó por el cuello a Matamala Villablanca, la lanzó al suelo y le propinó en forma reiterada golpes de puño en el rostro.

Tras recuperar el celular, Veloso Pardo ejecutó 24 estocadas en la cabeza de la víctima con un cortaplumas, cinco de las cuales penetraron la cavidad craneana de Matamala. Agresión que, además, le provocó una fractura macizo facial, heridas que le ocasionaron la muerte en el mismo lugar.

Una vez ejecutoriado el fallo, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.