La Corte Suprema confirmó la sentencia que condenó a la Municipalidad de Chiguayante a pagar una indemnización total de $85.000.000, a la cónyuge e hijos, de un paciente que falleció por un infarto cardíaco el 23 de febrero de 2013, por el mal tratamiento brindado en consultorio municipal.

En fallo unánime, la Tercera Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Sergio Muñoz, Rosa Egnem, María Eugenia Sandoval, Manuel Antonio Valderrama y el abogado (i) Jorge Lagos– rechazó el recurso de casación y confirmó la resolución que condenó al municipio de Chiguayante a pagar a los familiares de Luis Cartes Cartes.

En el fallo se explica que “no resulta posible que en esta sede el municipio afirme que su intención, plasmada en la presentación de fecha 27 de septiembre de dos mil dieciséis, era hacerse parte y proseguir con un arbitrio que malamente podía ser sustanciado ante la Corte de Apelaciones, puesto que no fue previamente concedido por el juez a quo. A esta conclusión puede arribarse, precisamente, al alero del principio de unidad del proceso, conforme al cual no resultaba posible que el tribunal ad quem conociera de un recurso que no había cumplido con el trámite de ser concedido por el inferior jerárquico”, concluye.

La sentencia ordena pagar $45 millones a la cónyuge de la víctima y $20.000.000 a cada uno de los dos hijos.