Mientras más ayuda un hombre en casa, mayor es la probabilidad de divorcio

“La igualdad en el hogar” así se tituló el estudio desarrollado por el Instituto de Ciencias Sociales Nova, en donde se determinó que aquellas familias en donde se comparten las tareas del hogar, tienen una alta probabilidad de llegar al divorcio ya que el incremento ha sido de un 50% en comparación con aquellas parejas o familias en donde la mayor parte del trabajo del hogar es realizado por la mujer.

“Cuanto más ayuda un hombre en la casa, mayor es el riesgo de divorcio”, dijo el jueves a la AFP Thomas Hansen, coautor del estudio. Para los investigadores, esto no es casual. De acuerdo con Hansen, “las parejas modernas distribuyen las tareas del hogar y tienen una menor percepción del matrimonio sagrado.”

“En estas parejas modernas, las mujeres a menudo están altamente cualificadas y tienen trabajos bien remunerados, son menos dependientes económicamente de sus maridos. Por tanto pueden lidiar más fácilmente con los casos de divorcio “, añadió.

Noruega tiene una extendida tradición de igualdad de género y la educación de los jóvenes es compartida por igual entre las mamás y los padres en el 70% de las situaciones, pero cuando hablamos de tareas domésticas, las mujeres en Noruega por el momento hacen la mayor parte de las tareas.

El estudio hizo hincapié en que las mujeres hacen esto por su propia intención y son “felices”.

El Dr. Frank Furedi, instructor de sociología de la Facultad de Canterbury, mencionó que el estudio tenia sentido puesto que el trueque de tareas se producía más entre parejas de expertos de clase media, donde las tasas de divorcio son conocidas por ser altas.

“Estas personas son increíblemente sensibles a asegurarse de que todo es formal, predeterminado y contractual. Eso provoca que una relación muy cargada “, ha dicho al Daily Telegraph. “Cuanto más se organiza la relación, más se elaboran los diarios y los horarios, más se transforma en una relación de negocios que un íntimo, amoroso espontáneo.

“Eso tiende a promover un conflicto de intereses en vez de hallar resoluciones armoniosas”. Mencionó que mientras la encuesta se aplicaba a Noruega, se encontraba seguro de que los resultados serían los mismos en el Reino Unido.

Los datos detallan precisamente que “cuanto más está un hombre en el hogar, más alta es la tasa de divorcio”, siguió.

Pero, además está el otro lado de la moneda, otra encuesta contradice esto en siete países, introduciendo Enorme Bretaña, que descubrió que los hombres que asumían una más grande proporción de responsabilidades domésticas poseían una mejor sensación de confort y disfrutaban de un mejor equilibrio entre la vida laboral y la vida privada.

Los estudiosos esperaban hallar que donde los hombres soportaban bastante más de la carga, los escenarios de felicidad de las mujeres eran más altos.

De hecho hallaron que los hombres estaban más contentos en tanto que sus esposas y novias parecían estar en parte importante impasibles. Esos hombres que hicieron más trabajo doméstico por lo general reportaron menos conflictos entre el trabajo y la vida y tuvieron un puntaje sutilmente más grande por el confort general.

Los profesionales sugirieron que, más allá de que esto puede ser en parte porque se sentían menos responsables, la causa primordial tiene la posibilidad de ser que sencillamente habían aprendido el misterio de una vida tranquila.

Fuente: Diariodemujer.club