Desgarrador relato: mamá denuncia que su bebé murió tras ser vacunado en Cesfam

Un presunto caso de negligencia, que le habría costado la vida a su bebé de tres meses, nacido prematuramente a las 28 semanas, es el que denuncia una pareja de Coihueco, distante a 119 kilómetros de Concepción. Se trata de Patricia Ambiado y su esposo, quienes afirmaron que su hijo Mateo, habría fallecido tras recibir una vacuna a la que ellos, por las condiciones en las que nació su guagüita, se oponían.

Según contó la madre, su historia se remonta al nacimiento de su bebé, quien tuvo una gemelita que falleció tras el parto, en julio de este año. Desde esa fecha, Mateo estuvo hospitalizado. “No hubo día ni noche en que no estuviéramos cuidándolo o acompañándolo junto a su papá, hasta que por fin fue dado de alta dos meses después, manteniendo sus controles en Chillán por problemas que tuvo por apnea”, indicó Patricia quien agregó que, “el 16 de octubre lo derivaron a vacunarse por la vacuna de los dos meses. Pero no fuimos porque teníamos dudas sobre si le correspondía o no, al ser un bebé prematuro”.

El día 20 la pareja aseguró que llevó al bebé al Cesfam de Coihueco. “Ahí me acerqué al vacunatorio por las inquietudes que tenía. Me dijeron que no había problemas, que habían hablado con la Seremi de Salud, que no había ningún impedimento para que Mateo fuera vacunado”. La madre aseveró haberse sentido “muy presionada y angustiada. Asustada, accedí. Al momento en que le ponen la jeringa, no fue una pequeña, como las que le han puesto a mis otros hijos. Mi bebé lloraba de un modo desgarrador, me apretaba mi dedo con todas sus pequeñas fuerzas. Me dijeron que sería normal que anduviera mañosito”.

El deceso
Patricia Ambiado continuó su relato añadiendo que “él empezó a decaer, no quiso tomar su leche, se quejaba. (…) A las seis de la mañana, cuando desperté para darle su leche, encendí la luz y mi hijo estaba lleno de sangre, en su boca, su nariz, sobre la cama. Llegó Carabineros y personal del consultorio para constatar la muerte. No había nada que hacer, mi bebé se había ido con el Señor, junto a su hermanita. En Chillán se le hizo autopsia”.

La madre aseguró que no descansarán en su búsqueda por justicia “para que nunca más pasen estas cosas, atenciones negligentes”. Afirmó que junto a su esposo han hecho las denuncias respectivas, incluso en Fiscalía.

Investigación
Sabes.cl se contactó con la Municipalidad de Coihueco, quienes nos confirmaron que conocido los hechos se comenzó una auditoría para establecer lo ocurrido. El director de salud municipal Cristian Arellano señaló “Somos los más interesados en que se sepa la verdad y conocer la causa de muerte de Mateo”. “Pedimos que el Servicio Médico Legal nos pueda entregar el informe” agregó.

Aunque no quedó ahí, desde el municipio se nos dijo que se pidió al Servicio de Salud de Ñuble y a la Seremi de Salud del Biobío que se revise todos los procedimientos que ellos realizan para poder establecer si existen irregularidades en el mismo.

Por ahora todo esta siendo investigado para establecer que ocurrió con el pequeño Mateo.