Frida, la perrita rescatista que se convirtió en símbolo de la esperanza en México

Sus características gafas, chaleco y botitas, así como su carácter afable, han hecho de Frida todo un símbolo tras los terremotos que azotaron México, en los que la tarea de esta perra rescatista y sus dos compañeros han supuesto un aliento de ánimo para las personas atrapadas entre los escombros.

“Un ladrido de nuestros perros es una esperanza de vida para las personas que están ahí”, afirmó a Agencia EFE el capitán Israel Monterde, responsable de la sección canina del Cuartel General del Alto Mando de la Marina, en la capital mexicana.

Las gafas de Frida, hechas a medida, están acojinadas, el chaleco es un arnés que le protege el torso en las expediciones por áreas inestables y las botas son flexibles y le protegen de clavos o cristales, así como de choques eléctricos.

A la perra, a quien tras los terremotos le han dedicado camisetas, peluches, canciones e incluso una cerveza con su nombre, le quedan “al menos un par de años” de actividad rescatista.
“Obviamente tenemos muchísimas solicitudes, hay muchísima gente que quisiera llevársela en adopción”, comenta su manejador lleno de orgullo.