Insólito caso: Una hallulla con queso y salame por más de un millón de pesos

Si se pudiera inscribir en el libro de récord de Guinness sin lugar a dudas, tendría un lugar destacado como una de las compras más caras realizadas en nuestro país.

La inusual situación ocurrió en la comuna de Vitacura en la Región Metropolitana cuando Cecilia Anabalón, al igual que millones de compatriotas realizó una compra matutina para poder desayunar.

En una panadería de dicha comuna compró una hallulla, algo para echarle al pan y un jugo chico en caja, el total de su compra fue de $ 1.290. Anabalón menciona

“La cajera me tomó la tarjeta, acepté el monto y apareció $1.290. Después tomé la boleta, la metí en la bolsa sin mirarla y me fui”.

La sospecha de que algo mal estaba ocurriendo vino al cabo de unos minutos cuando le llega un mensaje de su banco a su teléfono móvil señalando que podría ser víctima de una estafa.

“Pensé que el mensaje era falso, entonces no le tomé mucha importancia. Pero después pensé: ¿cómo saben que hice esa compra?” 

Lo primero que realizó fue mirar la boleta y grande fue su sorpresa cuando se da cuenta que en detalle le estaban cobrando 111 salames a un valor de $12.900  con un total de compras de $1.290.334.

Inmediatamente se comunicó con la panadería donde admitieron el error ocurrido y que recién este lunes podrían dar solución a Cecilia quien no escondió su molestia “ni me han preguntado por el impuesto de sobregiro, ni si tengo plata para vivir hasta el lunes. Súper poco empáticos”.