La polémica se desató en el último minuto del duelo entre entre Provincial Osorno y Naval de Talcahuano por la sexta fecha de la Segunda División Profesional.

La situación ocurrió así. Se jugaban los descuentos y el árbitro Nicolás Millas cobró un penal a favor de Naval cuando el duelo estaba empatado 1-1.

El tiro fue lanzado por el paraguayo Arnaldo Castillo, el cuál fue tapado por Jonathan Salgado y luego Castillo toma el rebote y anota el gol.

Sin embargo, el tanto no fue validado, porque el juez dio por terminado el partido luego de la atajada.

El hecho desató la furia de los hinchas navalinos que estaban en el estadio Rubén Marcos.

Eso sí, el reglamento FIFA respalda la decisión del juez del compromiso, pero la falta de criterio y sentido común, fue lo generó la indignación de los fanáticos del Ancla.

A continuación la polémica jugada: