Un perro y su dueña han presentado dos reclamaciones separadas en las que exigen a la aerolínea holandesa KLM una compensación de 400 euros para cada uno por el retraso en un vuelo entre Tel Aviv (Israel) y Ámsterdam, informó hoy el portal de noticias neerlandés DutchNews.

De acuerdo con el diario local De Telegraaf, se trata de la primera vez en la que un can realiza una petición de ese tipo a una compañía aérea.

La pasajera aseguró que los defectos técnicos retrasaron seis horas el despegue y precisó que su mascota, Tony, casi falleció por el largo tiempo en que estuvo expuesto al sol dentro de la aeronave.

Solo tras realizar una llamada urgente al personal de tierra, el perro fue puesto a la sombra, precisó el especialista en retrasos de aviones Victor Loonstein, de la empresa Claim4U Amsterdam, encargada del caso.

Añadió que el animal sufrió “más que un pasajero humano” y no descartó llevar el caso ante los tribunales.