La energía solar cada vez suma más adeptos, grandes potencias se han enfocado en desarrollar diversas tecnologías que potencien la energía solar, ya que no produce emisiones mientras se genera y la huella de carbono durante su ciclo de vida es mucho más inferior que la de los combustibles.

Por eso la Organización de Naciones Unidas acordó con diversos países el desarrollo de este tipo de energías no convencionales y Kawai es un ejemplo de esto, no sólo por cuidar el medio ambiente sino que por desarrollar una planta de energía solar muy distinta a lo que podríamos pensar, convirtiéndose en la planta más tierna del mundo, con este particular diseño.

Un oso panda, emplazado en Datong un localidad china ubicada en Shanxi. El proyecto diseñado para proporcionar 3,2 mil millones de kWh de electricidad limpia se proyecta para 25 años, por lo que puede reducir 2,74 millones de emisiones de dióxido de carbono.

La empresa junto con ayudar al planeta explicó que la idea de diseñar a la planta con la forma de un oso panda, es una manera de crear conciencia entre los jóvenes sobre los problemas que el cambio climático ha generado.